Declaración Final Cumbre de los Pueblos Panamá- 11 de abril 2015

Cumbre-PanamáCumbre de los Pueblos, Sindical y de los Movimientos Sociales de Nuestra América

DECLARACIÓN FINAL

Nosotros, los Pueblos de Nuestra América, convocados en la Cumbre de los Pueblos, Sindical y de los Movimientos Sociales reunidos en la Universidad de Panamá entre los días 9, 10 y 11 de 2015, con más de 3,500 delegados/as representando a centenares de nuestras organizaciones obreras, sindicales, campesinas, pueblos originarios, estudiantiles, de mujeres, sociales y del movimiento popular.

En el marco de un debate unitario, fraterno y solidario, los participantes en conferencias y en las 15 mesas de trabajo de la Cumbre de Los Pueblos

DECLARAMOS:

Nosotros, los Pueblos de Nuestra América, expresamos nuestro firme respaldo a la Proclamación de América Latina y el Caribe como Zona de Paz y libre de colonialismo, tal como fue acordado por unanimidad por todos los Gobiernos de Nuestra América en Enero de 2014 por la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

En tal sentido, rechazamos el acoso militar, agresiones y amenazas de toda índole que despliega Estados Unidos y sus aliados estratégicos contra nuestra Región a través de Bases Militares, Sitios de Operaciones e instalaciones similares, que sólo en los últimos 4 años han pasado de 21 a 76 en Nuestra América, 12 de ellas en Panamá y exigimos la derogación del pacto de Neutralidad, que permite la intervención militar norteamericana a la República de Panamá.

Iraq, Afganistán, Somalia, Palestina, Mali, República Centroafricana, Siria, Ucrania, Nigeria, Pakistán, Congo, Mauritania, Libia, y Yemen son sólo algunas de las más recientes intervenciones militares norteamericanas con su secuela de muerte y desolación. No queremos dicha situación en Nuestra América.

Así, apoyamos las Declaraciones de la Secretaría General de UNASUR que solicita la exclusión de todas las bases militares en nuestra Región de Paz y la afirmación de que ningún país tiene derecho a juzgar la conducta de otro ni muchísimo menos a imponerle sanciones o castigos por cuenta propia.

Nosotros, los Pueblos de América, respaldamos al pueblo cubano y su Revolución, saludamos el regreso a casa de los cinco héroes cubanos, producto de la solidaridad internacional y de la lucha incansable de su pueblo. Exigimos, junto con todos los pueblos del Mundo, el levantamiento inmediato e incondicional del bloqueo genocida contra la República de Cuba por parte del Gobierno de los Estados Unidos y el cierre inmediato de la base militar de Guantánamo, sin más condición que la del respeto a las Leyes Internacionales y a la Carta de las Naciones Unidas.

Nosotros, los Pueblos de América, expresamos, nuestro apoyo incondicional e irrestricto a la Revolución Bolivariana y al gobierno legítimo encabezado por el compañero Nicolás Maduro.

Por tanto rechazamos la injusta, injerencista e inmoral Orden Ejecutiva del Gobierno de los Estados Unidos que ha pretendido señalar a la República Bolivariana de Venezuela como una amenaza a su seguridad nacional y que ya ha merecido el rechazo unánime de todos los países de Nuestra América.

Nosotros, los Pueblos de América, reafirmamos que Puerto Rico es una Nación Latinoamericana y Caribeña, con su propia e inconfundible identidad e historia, cuyos derechos a la Independencia y la Soberanía son violados por una tutela colonial impuesta hace más de un siglo de forma arbitraria por parte del imperialismo Norteamericano, por esa lucha histórica por lograr la soberanía y autodeterminación de Puerto Rico, muchos y entre ellos purgan cárceles como  Oscar López Rivera, del cual exigimos su inmediata libertad.

Nosotros, los Pueblos de América, reiteramos nuestro apoyo solidario y esperanzado a los Diálogos por la Paz en Colombia, que se realizan entre el Gobierno de Colombia y las FARC-EP, solicitamos la apertura de una mesa similar con el ELN con el fin de transitar en la construcción de un proceso de paz firme y duradera con Justicia Social.  Saludamos las gestiones realizadas por distintos gobiernos para facilitar el éxito de este proceso.

Nosotros, los Pueblos de América, reiteramos nuestro apoyo permanente e incondicional a la República Argentina en sus gestiones para la recuperación de las Islas Malvinas, así mismo, nuestro respaldo al Estado Plurinacional de Bolivia en su justa y postergada aspiración de una salida propia al Mar. Reclamamos el inmediato retiro de las tropas de ocupación en Haití, acción que permitirá su autodeterminación. Exigimos al gobierno de México la presentación con vida de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos forzosamente en Ayotzinapa.

Nosotros, los Pueblos de América, manifestamos la necesidad imperiosa de la construcción y profundización de una sociedad nueva, con justicia social y con equidad de género, con la participación activa de los jóvenes y de los diferentes actores sociales, con la solidaridad como un principio fundamental para el desarrollo integral y soberano de nuestros pueblos. Hoy existen en Nuestra América algunas lacayos del imperialismo que intentan sostener e imponer al modelo neoliberal como la solución a los problemas y necesidades de nuestros pueblos, modelo que ha demostrado ser el más eficaz instrumento para profundizar la pobreza, la miseria, la desigualdad,  la exclusión y la más injusta distribución de la riqueza que se conoce.

Ante esta situación manifestamos y convocamos a luchar y defender nuestros recursos naturales, la biodiversidad, la soberanía alimentaria, nuestros bienes comunes, la madre tierra y la defensa de los derechos ancestrales de los pueblos originarios y las conquistas y derechos sociales. La lucha por el empleo, el trabajo y salario digno, la seguridad social, las pensiones, la negociación colectiva, la sindicalización, el derecho de huelga, la libertad sindical, salud ocupacional, los derechos económicos y sociales, el respeto a los migrantes y afro descendientes, la erradicación del trabajo infantil y esclavo, justicia con equidad de género.

Todo esto es y será posible si trabajamos en unidad y con el objetivo de construir correlación de fuerzas que permita sustituir del poder al bloque dominante por uno social y político que defienda los intereses de nuestros pueblos.

A 10 años de la derrota del ALCA reafirmamos nuestra lucha contra las nuevas formas de tratados de libre comercio TLC, TPC, TISA, la Alianza del Pacífico. Así también seguimos sosteniendo que la deuda externa de nuestros países es incobrable e impagable por ilegítima e inmoral.

Nosotros, los Pueblos de América, saludamos los procesos de integración que priman la autodeterminación y la soberanía de nuestros pueblos, procesos como ALBA y la CELAC, procesos que han fortalecido la unidad latinoamericana. Creemos necesario complementar estos procesos con la participación de organizaciones sociales, sindicales, populares, para fomentar aún más una integración desde y para los pueblos.

11 de abril de 2015

Ciudad de Panamá, Panamá

Queremos la cancelación de Barro Blanco! ¡ NO queremos limosnas!

La mesa de diálogo de Barro Blanco, ha sesionado desde el mes de febrero y todavía no se llega a un decisión sobre la CANCELACIÓN DEL PH DE BARRO BLANCO. El pasado viernes 27 de marzo,  el Vice Ministro de Ambiente durante el almuerzo ofreció a dos dirigente de la comisión del pueblo Ngäbe hablar de números (dinero)  para darle fin a este conflicto que lleva mas de  8 años.

¡Ve y mátalos!

Ellos nos enseñaron a no protestar,

porque protestar es pecado.

Nos prohibieron enseñar  el puño cerrado;

nos pidieron juntar las manos para estar de rodillas.

El hombre de rodillas es más grande” repetían.

Nos enseñaron que perder es nuestro destino;

que la insurrección no es camino de salvación.

Nos enseñaron a ser indiferentes, a creer menos en nuestra gente;

que la miseria es nuestro destino  ¡Mala leche!  Repetían.

Nos siguen repitiendo que la idea murió;

que nuestra hambre es una necesidad normal

de la democracia globalizada.

Por ello, cuando te levantes ¡Ve y mátales!

Para que los justos no mueran más ¡Mátales!

Para que millones de niños

no sigan  llegando a los cielos prematuros ¡Mátalos!

Para que cuando mueras, y el Dios de los pobres venga,

alcances la salvación eterna.

Amén.

Alexander Sánchez

No soy puta, soy mujer que resiste y lucha…

“En la mayoría de las personas, presumo, el cuerpo precede al lenguaje. En mi caso son las palabras las que vinieron en primer lugar; luego, tardíamente, aparentemente con repugnancia y ya vestida de conceptos, vino la carne. No es necesario decir que la carne ya estaba estropeada por las palabras”.

Yukio Mishima, El Sol y el Acero.

El trabajo sexual, primer trabajo socialmente remunerado en el que la mujer es cotizada y explotada, no existe otro ser que pueda ser remplazado en este oficio como la mujer, pero ¿a  qué responde? ¿Qué se esconde detrás de un trabajo tan polémico y a la vez tan apetecido por sus clientes? Seguir leyendo No soy puta, soy mujer que resiste y lucha…

Las Mujeres Migrantes en Costa Rica.

Las vivencias de las mujeres migrantes, la construcción de la experiencia propia; en el fenómeno de la migración se convierte también en un espacio más de opresión hacia la mujer en la sociedad ya que, suele  invisibilizar a las mujeres, siempre se ha catalogado que los hombres son el sustento económico de sus hogares y por lo tanto, los que emigran mayoritariamente en búsqueda de un trabajo que les permita subsistir y mantener a sus familias en su lugar de origen, este artículo pretende demostrar un poco el papel de la mujeres en las migraciones.  Y como las mujeres deben enfrentarse a la adversidad tanto de las implicaciones económicas, políticas y sociales, que se presentan en el transcurso de la migración como tal.

Las mujeres se han vuelto la población más vulnerable de la migración principalmente las jóvenes, ya que en el transcurso del desplazamiento geográfico que hacen de un país a otro, se convierten en  potenciales víctimas de la trata y explotación sexual. Y cuando eso no ocurre son la población migrante en las condiciones más desfavorables donde llegan; no se les garantiza en su mayoría los derechos humanos básicos y de seguridad social que tenga el país. El acceso a salud pública, a condiciones laborales mínimas es de las muchas cosas a las que debe enfrentarse una mujer migrante, sin olvidar que de ella dependen otras personas para vivir. Suele darse una priorización en la apertura y acceso a los hombres a esos derechos, y no es casualidad que sea a las mujeres migrantes las que tienen menor acceso a salud, o que sean las más explotadas en sus trabajos y no les paguen por lo trabajado aprovechándose de su condición ya sea de ilegalidad o hasta por su nacionalidad de origen.

Muchas veces las discusiones de la población migrante tienden a irse en lo económico y lo político pero carece de una perspectiva de género que realmente converja en esas implicaciones; pasa por alto  a las mujeres en estas condiciones, sin ver que dentro de esta lógica se repiten patrones de desigualdad entre hombres y mujeres migrantes.  Por eso es que desde el Colectivo Mujer Ser creemos que es fundamental trabajar políticamente en defender y garantizar políticas públicas que atiendan a las necesidades de la población migrante, tanto como erradicar la xenofobia como causante de violencia y desigualdad en las poblaciones migrantes de un país,  y a su vez enfatizar la lucha de la mujer en la construcción de nuevos espacios que le permitan deconstruirse ante la opresión de la condición de migrante y mujer, así como la explotación de clase que constituye a las migraciones, es que planteamos la lucha de los y las migrantes en la construcción de una nueva Patria Grande, de los pueblos hermanos.

Paola Gutiérrez Baltodano.

Colectivo Mujer Ser.

Gobierno de Costa Rica 2014-2018: ¿Nuevo partido? ¿Nuevas políticas? ¿Hacia dónde vamos?

El 6 de abril, el señor Luis Guillermo Solís Rivera, al ganar las elecciones en segunda ronda, empezó a configurar más a fondo el mandato que empezaría a regir un mes después. Perteneciendo al Partido Acción Ciudadana (PAC), primero como precandidato y luego como candidato a la presidencia, emprendió el reto de ser gobernante de la “suiza centroamericana”, y claro, nadie dijo que era fácil, pero a la población desde el comienzo de su trabajo le siguen surgiendo dudas sobre su pasado en el Partido Liberación Nacional (PLN) (del cual no se olvida la trayectoria de este partido en el gobierno de turno desde el 2006 al 2014 con Óscar Arias y Laura Chinchilla).

Para entender lo que pasa hoy, hay que dar una mirada al pasado. No se puede olvidar la labor que cumplió Solís en este partido por tantos años como Jefe de gabinete del Ministerio de Relaciones Exteriores, Embajador de Asuntos Centroamericanos y como último puesto, Secretario General del partido. Si bien sus afinidades políticas cambiaron al integrarse al PAC desde el 2008, y la mayoría de los votos en elecciones presidenciales le dieron el gane, Costa Rica no puede pretender que este cambio de partidos mediante el traspaso de poderes sea una solución para toda la problemática que enfrenta el país desde hace más 25 años.

Hubo un cambio en el imaginario de la población costarricense durante estas elecciones; en primera ronda 3 partidos con ideologías diferentes: conservadores, progresistas y reformistas, lograron posicionarse en los primeros puestos, respectivamente. Quedando el Frente Amplio con un tercer lugar, logró acrecentar los curules en la Asamblea Legislativa, de 2 a 8 puestos. En segunda ronda el triunfo del PAC sobre el PLN fue arrasador, un cambio sin lugar a dudas en la historia de este país, ya que ningún otro partido aparte del PLN o el PUSC (Partido Unidad Social Cristiana) había ganado las elecciones en 40 años. Esto denota un cambio en el pensamiento de los ciudadanos y las ciudadanas, ya que después de tantos años quieren ver al país avanzar, por lo que un cambio de partido les da seguridad de la transformación hacia una realidad diferente.

Sin embargo, este cambio se produce en este momento solo en el imaginario, ya que la ideología reformista es tildada de comunista, siendo en realidad un partido de reformas; a demás en estos 4 meses del actual gobierno han llovido críticas para el presidente y para su equipo de trabajo, teniendo en cuenta que la clase alta política económica de este territorio quiere decidir como gobernar al país por medio de Solís, como pasó en el proceso Chinchilla-Miranda y los hermanos Arias.

En el discurso de los 100 días laborados, el presidente opto por denunciar algunos actos corruptos del gobierno de turno anterior, pedir apoyo para formar alianzas de acción y buscar una orientación al diálogo con los sectores sociales del país. Para mucha gente el discurso fue sin rumbo y sin concreción, para otra parte, fue brillante y atinado. Al país entonces sólo le queda preguntarse: ¿hacia dónde vamos?, el gobierno no ha definido un rumbo concreto, su posición hasta el presente no se ha posicionado del lado de la gente ni del lado de la empresa privada. Por un lado se expresan los actos de corrupción pero no se realizan denuncian claras, se plantean diálogos con los sectores populares, que si bien no se pueden realizar de la noche a la mañana, la gente lleva esperando mucho tiempo para que todo se quede en la resolución sobre una mesa de diálogos sin ver acciones concretas. Y lo más importante, Costa Rica no se encuentra en un paso al socialismo, ya que este ni siquiera ha sido proyectado en la realidad actual del país. Cada día se ven más políticas neoliberales que han sido implantadas desde hace décadas y no hay un cambio aún que muestre un rumbo diferente. Los cambios empiezan por tomar las riendas del camino y plantearse un presente y un futuro diferentes, que beneficien a la mayoría de la población y que las condiciones de nuestra gente cambien a condiciones humanas de vida. Tomar las riendas de un país, dejar el populismo y la indecisión a un lado, trabajar en conjunto con su partido y las alianzas estratégicas que se puedan realizar para beneficiar a la clase baja de la población y no a la clase alta de este país, que ya por mucho tiempo se ha aprovechado y ha seguido apropiándose de los recursos físicos, naturales, económicos y políticos que tiene el país.

A la población se nos convoca a seguir en pie de lucha, al no adormecimiento de los movimientos sociales y a un despertar que nos haga luchar por esta tierra que nos vio llegar y que le debemos tanto, a este país es hora de crearle una patria, una patria no inventada en símbolos patrios, fútbol y politiquería. Una patria que nos haga sentir de aquí por las luchas, por los esfuerzos de miles de personas que se mantienen de rodillas para mantener al país en pie.

Valeria Vargas León

Colectivo Mujer Ser

Estudio Trabajo y Lucha