Un nuevo contrato social

Junto a otros colegas llegamos a la conclusión que necesitamos un nuevo contrato social. Incluyendo en el campo del conocimiento, muchos de nuestros supuestos se hicieron prácticamente añicos, lo que era sólido ahora se nos deshace ante nuestros ojos. El nuevo contrato social es plantearse agónicamente las convenciones para las reglas del juego.  

Le tomamos prestado el título a Jean-Jacques Rousseau, quien escribió Del contrato social (1762). Al inicio de este libro, hay una cita de Virgilio interesante: “establezcamos un pacto con leyes justas”, también este pensador nos señaló la necesidad de “convenciones” para “unir” la “suma de fuerzas”.

Rousseau insiste en esto último. Tenemos que conocerlas. Una convención institucional son las elecciones, cada vez más el porcentaje que elige a quienes nos representan es menor. Una convención de mayor peso es la histórica, la más reciente fue el fin del enclave colonial.

La preocupación por un nuevo contrato social es de vieja data, pero surge en la coyuntura con la denominada “nueva normalidad”, nadie sabe ni siquiera oficialmente qué significa, los empresarios quieren “flexibilidad” y por otro lado se habla de resiliencia.

            Nuestra experiencia histórica nos muestra cómo hemos estado sometidos a pequeños grupos de poder económicos quienes, según su interés privado, tienen el monopolio del poder. Esto lo estudió Marco Gandásegui en los sesenta e Iván Quintero y William Hughes en los ochenta. El problema no es que existan estos grupos, ni que tengan sus intereses privados, todos tenemos los nuestros, el problema es que ese grupo monopolizó el poder e imposibilita convenciones en las que participen otros sectores, grupos, clases.

Tenemos que plantearnos los problemas desde nuestra propia experiencia histórico social, de lo contrario estamos en banca rota política y epistemológicamente. Es desde ese sentido referencial necesario plantearse la cuestión de las convenciones para encarar los problemas.

Una primera convención podría ser partir desde un momento material, el cual es, según Enrique Dussel: “la reproducción de la vida” en comunidad con su entorno, desde abajo, este momento puede impregnar todos los ámbitos de la vida, incluso en la técnica, la ciencia y la tecnología. Otra convención sería relacionarnos de otra manera con la naturaleza, la cual ya expresa explícitamente su rotura metabólica. También necesitamos relacionarnos de otra forma entre nosotros mismo: con mayor sensibilidad y buen sentido. Entonces, el nuevo contrato social debe plantearse desde ese momento, el cual se alimenta de las experiencias histórico-sociales y utópicamente anhela otro mundo distinto.

Abdiel Rodríguez Reyes

 Profesor en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s